viernes, 16 de enero de 2009

... pues... enhorabuena!

AFP - 16-01-2009

Así quedó el coche de Carlos Sainz tras el accidente que le dejó fuera del Dakar.

Ayer le escuché en una entrevista en la radio y estaba pletórico, feliz. ¿Por qué? Sencillamente porque aunque para nosotros se había quedado fuera del Rally Dakar, a dos días del final de la carrera y mientras encabezaba la lista de clasificación, se había despeñado por un río seco de unos cinco metros y a punto estuvo de ser aplastado por el resto de los coches!

Cuando nosotros vemos un lado de la historia... siempre hay otra cara, que la hace muy, muy diferente.

3 comentarios:

Rafael dijo...

Es ver la botella medio llena o medio vacía. Nunca se sabe, quizás fue lo mejor que le pudo pasar, y desde luego fue lo mejor que le pudo pasar. De todos modos, aún recuerdo su famosa carrera que a falta de metros para la meta se quemó el motor. Cuando lo vi me dió de todo. Parece ser que Carlos Sainz es un campeón en lo momentos que verdaderamente hay que serlo, en la derrota. Por cierto, gracias por tu ofrecimiento y por estar ahí.

Bear dijo...

Cuando le estuve oyendo, me sorprendió mucho, sobre todo con todas las desgracias que le han ido pasando en diferentes carreras, y recordé lo que se aprende de los momentos malos, de lo que nos fortalecen y nos enseñan nuestros verdaderas fuerza interior y nuestras potencias.
De nada.

MAR DE LUNA dijo...

Sobrecoge ver el estado en el que quedó el coche....menos mal que no fue nada!
Besosss